Regionales

Ribereños de los ríos Calafitas y Banadías no quieren que se repita la desgracia de 1981


Cada año, los ríos Calafitas y Banadías se desbordan de su causa, por las fuertes lluvias. Esto afecta gravemente los cultivos de cacao, plátano, lotes para el ganado, de los campesinos que viven al borde de los ríos. La situación es muy grave, porque no hay vías seguras para la movilidad de los residentes.

Desde la avalancha de 1981, que cobró la vida de muchas personas, no han recibido ayudas que prevengan estos riesgos. Por el contrario, los habitantes aseguran que solo han recibido mercados, pero no han visto planes reales de prevención que solucionen a largo plazo este problema.

Las autoridades no pueden esperar una desgracia en este sector del municipio, para llegar con ayudas. Deben aplicar medidas preventivas que mitiguen el inevitable desbordamiento de estos afluentes; o la alternativa que les quedará a estas familias rivereñas, será la movilización para que las instituciones presten atención a su problemática.

 


Comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *